Estoy preparada para tener un segundo hijo

Versión para impresora

"La decisión de tener a mi primer hijo fue fácil, tenía ya varios años de casada, la relación con mi marido estaba lo suficientemente madura como para dar el siguiente paso; económicamente estábamos bien y sobre todo sentíamos ya un gran deseo de ser padres. Sin embargo un mar de dudas inundan mi mente ahora que creo que ya ha llegado el tiempo de pensar en un segundo hijo"...

Ahora que la organización familiar, la vida social y hasta las finanzas de mi hogar están adaptados ya a mi primer bebé ¿qué pasará con el segundo?... ¿Volverá a cambiar todo? ¿Habré adquirido ya experiencia con el nacimiento de mi primer hijo? Se pregunta Elvia, madre de Sofía de tres años de edad.

Las dudas de Elvia suelen invadir a las madres que van por el segundo hijo que aunque cuentan ya con la experiencia de su primer hijo no dejan de preguntarse ¿de qué forma cambiará su vida y la de su familia al decidirse a tener a su segundo hijo? y ¿cuándo será el momento indicado para ampliar a su familia?

Aunque la recomendación de algunos familiares es "no pensarlo mucho y aventarse por el segundo", lo mejor es planearlo y decidir en común acuerdo con la pareja, el momento indicado para darle un hermanito al primer hijo.

Si al igual que Elvia, las dudas te invaden sobre el tiempo en el que debes tener a tu segundo hijo, te presentamos algunas recomendaciones que debes tomar en cuenta para que tu decisión sea la más correcta.

La decisión de tener o no a tu segundo hijo es sólo tuya y de tu pareja; no te dejes influenciar ni presionar por familiares y amigos que te preguntan ¿para cuándo el segundo?

Evalúa que la relación con tu pareja esté en óptimas condiciones. Ni el primero ni el segundo hijo serán nunca factores para mejorar la convivencia, si uno de los dos no está de acuerdo en incrementar la familia, podría empeorarla.

Lo mejor es que se hayan cerrado ciclos, en la vida afectiva de tu primer hijo, pues una nueva experiencia estaría por comenzar. Si los vínculos madre-padre-hijo han sido sanos, lo natural es que alrededor del segundo año el niño comience a separarse afectivamente de la madre. Esto significa que el bebé poco a poco deja de serlo y que en su mundo empieza a haber cabida para otros.

Que no te quite el sueño la diferencia de edades que tendrán tus hijos. Sea cual sea la edad de tu primer hijo, deberás hablarle y prepararlo para la llegada de su hermanito.

Si la diferencia es de 1 ó 2 años, el esfuerzo de criarlos casi al mismo tiempo requerirá de muchas energías, sin embargo, te verás compensada cuando ellos crezcan y cuentes con tiempo para dedicártelo a ti y a tu pareja. Tus hijos también se verán favorecidos, pues se tendrán uno al otro como compañeros y amigos de juego.

Si la diferencia de edades es de tres años o más, tú hijo mayor será de gran ayuda para la crianza del más pequeño. El mayor sentirá el sentimiento de protección, mientras que el pequeño verá en él un ejemplo a seguir.

Desde el punto de vista médico debes tomar en cuenta que la salud tuya y de tu pareja esté en óptimas condiciones. Lo recomendable es que si el primer parto fue por cesárea, debes esperar mínimo 18 meses para quedar embarazada para evitar el riesgo de rotura uterina en el lugar donde se encuentra la cicatriz de la cesárea. Si el primer parto fue vaginal, debes esperar mínimo 12 meses para quedar embarazada para permitir que el cuerpo y tu organismo encuentren en buen estado.

Otro factor a tener en cuenta es la edad materna, ya que a partir de los 35 años la probabilidad de quedar embarazada va disminuyendo.

Si trabajas y tienes dudas sobre tu futuro profesional, es importante que evalúes que la empresa donde laboras esté en una situación estable, eso te dará certidumbre y te ayudará a pasar un embarazo mucho más tranquilo.

Si trabajas y debes salir de casa debes tomar en cuenta si tendrás quién te ayude a cuidar de tus dos hijos.

Piensa que a partir del nacimiento de tu segundo hijo tendrás que ocuparte de atender a dos niños y no solamente al recién nacido. Si tu primer hijo es mayor, podría participar también en los roles y tareas familiares.

Toma en cuenta las finanzas familiares. Aunque tu segundo hijo podría heredar ropa y algunos accesorios de su hermano, requerirá de gastos específicos como la compra de pañales y leche; así como la visita al pediatra y la adecuación del mobiliario familiar.

No te preocupes pensando en si sentirás el mismo amor por tu hijo más pequeño que por el mayor. El amor de los padres se duplica cuando nace un segundo hijo.

Aunque el tiempo que se toma en cuenta para tener al segundo bebé varía de acuerdo a cada familia, lo ideal es prepararse en los ámbitos: financiero, familiar y psicológico y no dejarse llevar por un impulso o por la falta de planeación. De esta manera, la llegada del nuevo miembro de la familia estará rodeada de un hogar feliz, bien organizado y estable en todos los sentidos.

Extraído de:
http://www.buenos-padres.com/2010/03/09/prepararse-para-segundo-hijo/